Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

Para Diablos los de mi tierra, para diablos los Cajabambinos

por Raúl Urbina Paz

Este fue un dicho popular que cuando niño oia pronunciar a los personajes más viejos de mi tierra; pero entiendase bien, no para referirse a que nuestros paisanos fuesen los mas astutos, inquietos o cundas; sino para hacer resaltar la prestancia, dinamismo, colorido, alegria, belleza y señorío de la hermosa Danza de Diablos de Cajabamba, expresión folcklórica que se ha vuelto tradicional en esta tierra norandina.

Año tras año siguiendo la tradición esta danza hace delirar de emoción a propios y extraños que van a gozar de la feria provincial de Octubre, que se celebra durante 8 dias, a partir del primer sábado hasta el segundo domingo del mismo mes, en honor a la Virgen del Rosario Patrona de la ciudad. El abigarrado gentío los sigue de calle en calle para admirar el furor, destreza y hermosura de su baile al son de fogosas marineras y huaynos interpretados por las excelentes bandas de musicos que amenizan la feria.
Durante una semana completa estos danzantes bailan sin descansar 28 bailes diarios entre marineras, fugas y huaynos, haciendo derroche de un envidiable estado físico y demostrando por doquier agilidad, destreza, coordinación, donaire y dominio en el zapateo de punta y taco que acompañado de un paso un tanto saltarín se ha convertido en tradicional, constituyendo una forma propia, muy cajabambina, de bailar las alegres marineras norteñas .
No hay ciudadano cajabambino, con raras excepciones, que no haya bailado esta danza, por lo menos una vez en su vida, ya que todo joven desea pertenecer a ella.

La Danza de Diablos de Cajabamba es la expresión mas rica del folcklor de esta tierra; danza de origen religioso que se remonta a la época de la Colonia. Al respecto don José Sabogal Dieguez, el gran pintor cajabambino, nos dice en su libro "El desvan de la imaginería peruana" que representa la transformación del arcangel Luzbel en demonio, por haberse revelado contra Dios; por esto la lujosa indumentaria del diablo cajabambino es la misma que lucen los arcángeles de la imigenería colonial, consistente en blusón, faldellin, pantalón hasta la altura media de la canilla, pañuelo rectangular que uno de sus vertices pende de la cabeza del danzarín y se extiende sobre la espalda; otro pañuelo pequeño que lleva en la mano izquierda empuñando el ramo de flores y un espadín metálico de 60 cm de longitud; un cinturón bordado que se ciñe en la cintura sobre el blusón; zapatos blancos y espuelines metálicos; un látigo rebenque o chicote en la mano derecha y una mascara tradicional de tipo angelical sobre la cabeza, con el agregado de haberle puesto cuernos para representar al diablo o demonio.

Se desconoce desde que año se viene practicando esta danza, existiendo al respecto varias hipótesis, siendo la mas seria, coherente y creible la que sostiene al pintor Sabogal. Sea como fuere, lo cierto es que se implantó durante la colonia en diferentes pueblos de la sierra norte del Perú como: Cajabamba, Tayabamba, San Marcos e Ichocan; en algunos de estos lugares la danza evolucionó muy poco; siendo en Cajabamba el lugar donde se desarrolló y perfeccionó más. Así con el transcurrir de los años, en Cajabamba se fue confeccionando cada vez vestidos más lujosos con tela de seda, buscando siempre el contraste entre dos colores y bordando primorosamente a mano con hilos multicolores de seda o tambien con hilos dorados y plateados, todas las piezas de la indumentaria descritas anteriormente; siendo ademas decoradas con profusión de lentejuelas, chaquiras, perlas, piedras de colores y rematando los bordes de cada una de las piezas del vestido con flecaduras doradas o plateadas.

En esta artesanía sobresalió siempre el buen gusto, la delicadeza y el arte de las mejores costureras y bordadoras cajabambinas; en décadas pasadas se distinguieron las señoritas Elia Valera, las hermanas Ponciano, Leonila Alcarraz, Elisa y Grimaldina Montano, Trinidad Rodriguez, Lucia Zanoti, Mercedes Castro de Johanson, Ofelia Rubio de Cuadra y Sofía Cisniegas. En la actualidad destacan Amparo Alayo de Arévalo, Bernardita Rojas de Vargas, Dora Caballero de Rodriguez y Bertha Moreno de Jara.

Desde finales del siglo XIX (1890) y comienzos del siglo XX, hasta (1935), las mascaras grotescas que usaban los danzarines fueron transformadas en las mascaras de tipo angelical que se usan hoy, con cuernos de carnero decorados en muchos casos con pedrería de colores; con ojos de vidrio, orejas y dentadura de latón; dejando pequeños orificios al pie de los ojos, nariz, oídos y boca. Estas mascaras son confeccionadas siguiendo la antigua tecnica llamada escayola que consiste en formar un molde de arcilla con las medidas que se le toma a la cabeza del danzarín; sobre este molde se van colocando capas superpuestas de tocuyo adheridas unas sobre otras con cola; sobre la última capa, se aplica una base de masilla formada con polvo blanco de merluza y agua encolada, la cual una vez secada, lijada y pulida recibe luego el esmalte y pintura dando la apariencia de una tes sonrosada y aplicando pintura negra o rubia al cabello. El iniciador de este tipo de mascaras fue el artesano cajabambino Don Pablo Moreno Fernandez, apodado "Don Pablazo" por su tamaño, continuando su hijo Manuel Moreno Medrano y en la actualidad los artistas Carlos Vargas Paredes, Fernando Mantilla Rodriguez, Manuel Urbina Arroyo, Hugo Bocanegra Blas, y otros más.
Los latigos,rebenques o "chicotes" cuyo trenzado en cuero es una obra de arte de la talabartería cajabambina, con adornos de plata en el extremo superior del latigo y con empuñadura de madera. En esta artesanía en décadas anteriores destacaron los artesanos talabarneros: Matias y Pedro Sabogal Castillo, padre y tio de del pintor José Sabogal; Nicasio Pajares, Francisco Lezama, Zoilo Mercado Cabanillas y Fermín Espejo; en la actualidad Elmer Baltodano Alegría conjuntamente con sus hijos; don Leoncio Espejo Figueroa y sus hijos Alejandro y Teodoro Espejo Iparraguirre.
Despues de haber participado la Danza de Diablos de Cajabamba en Lima, en la celebración del Sesquicentenario de la Independencia Nacional en 1971; un grupo de personas amantes de la cultura y el folcklor de Cajabamba, fundan la Asociación Danza de Diablos de Cajabamba el dia 10 de Setiembre de 1972 agrupando a todos los danzarines y amigos de la danza bajo la forma de una asociación con estatuto y reglamentos propios; eligiendo como primer Presidente al señor Gustavo Monzon Palma y teniendo como finalidad la de defender, cultivar, promocionar y estimular el folcklor cajabambino en su autenticidad y originalidad, especialmente la Danza de Diablos y junto a ella la Danza de Galanes, formada por niños que son el semillero de los diablos. Esta fundación se hizo el 10 de Setiembre porque en esa fecha se celebra la fiesta de San Nicolas, Santo Agustino, bajo cuya advocacion se fundó el Pueblo de San Nicolás de Tolentino de Cajabamba el año de 1572 por el corregidor y visitador de Cajamarca don Francisco Alvarez de Cueto.

Esta asociación esta reconocida por la filial de Cajamarca del Instituto Nacional de Cultura; por la Escuela de Folklore José María Arguedas del Instituto Nacional de Cultura de Lima y por el Indecopi para resguardar la propiedad cajabambina de esta bella danza.

Termino esta remembranza formulando un homenaje de gratitud y reconocimiento a los centenares de danzarines que a traves de los años fueron cultores de esta bella danza en tiempos pasados,como tambien a aquellos que en el presente la siguen practicando, ya que gracias a ellos y a su esfuerzo y devocion supervive esta hermosa tradicion cajabambina; no menciono nombres, para evitar errores de olvidos involuntarios. Asi mismo a los devotos y mayordomos que año tras año sufragan los gastos necesarios para presentar la danza durante la semana completa que dura la feria de Octubre .

Y finalmente un recuerdo y homenaje de gratitud a dos grandes maestros músicos cajabambinos, don Guillermo Moreno Grados y don Octavio Villavicencio por haber compuesto hermosas marineras y huaynos propios para la Danza de Diablos de su tierra natal



Declaran Patrimonio Cultural de la Nación a la Danza de Diablos de Cajabamba

 

Compartir esta página

Repost 0
Published by